Información del evento

Fechas: 21/01/2015 (20:30 h)  -  22/01/2015  (20:30 h)  -  23/01/2015  (19:30 h/22:30 h)  -  24/01/2015  (19:30 h/22:30 h)  -  25/01/2015 (18:00 h). Población: Albacete. Lugar: Teatro Circo. Tipo de evento: Teatro. Precio: 36/28 € (20% para sesiones días 21 y 22)(resto funciones aplicable dtos. y Bono4). Duración: 120 minutos (incluidos 15 minutos de descanso). Público Recomendado: Adultos.

Descripción:

Atractivos acomodadores, que ejercerán también de camareros, ataviados para la ocasión, reciben al espectador en un ambiente que hace predecir que la fiesta estará asegurada. La música suena alto. Diferentes personajes del espectáculo se pasean por la sala como aperitivo a lo que será la gran cena. Cámara en mano, graban a los espectadores, los cuales pueden verse en una enorme pantalla que se encuentra sobre el escenario. Se apagan las luces. Los mayordomos, un peculiar coro que versiona míticas canciones con el único instrumento de su voz, son los encargados de elevar el telón. Comienza el show. Eso es “The Hole“, un show. Un espectáculo que tiene una única pretensión (muy valiosa en los tiempos que corren): divertir. Malabares, acrobacias, bailes, canciones… Todo vale en este cajón de sastre que es “el agujero”. Un agujero adornado con unos enormes labios muy dalinianos y unas escaleras sinuosas que, aunque recuerdan también a los relojes blandos del artista catalán, podrían estar presentes en cualquier película de Burton.

Los números (circenses, ¿por qué no?) se suceden a un ritmo trepidante uno detrás de otro. Un acierto. En “The Hole” todo son sorpresas. Todo es nuevo de repente. El espectador siempre está alerta con el morbo del “¿qué será lo próximo?”. Dos horas de espectáculo que cuando te quieres dar cuenta ya han pasado.

Yllana, Letsgo y el actor Paco León son los creadores y directores artísticos del montaje. De ahí que el humor esté tan presente.

Los monólogos reflexionan sobre los límites entre lo que es normal y lo que parece no serlo. Una auténtica oda a la libertad y a la vida. Un mensaje esperanzador que resuena en el teatro: Hay que vivirlo todo; lo bueno y lo malo. Para así poder gritar: “¡Yo salí del agujero!”