En esta ocasión hemos viajado al municipio de Manzanares, en la provincia de Ciudad Real, con el objetivo de conocer y valorar sus posibilidades como destino de turismo industrial en Castilla-La Mancha. Y la verdad es que nos ha sorprendido gratamente su enorme potencial desde un punto de vista industrial, cultural, gastronómico, histórico,…

Nuestra visita resultó breve pero intensa y tuvimos unos anfitriones inmejorables.

En primer lugar descubrimos la Plaza del Ayuntamiento, flanqueada por el imponente edificio que alberga la casa consistorial, con sus blancas paredes, y la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, que data del siglo XVI, y que posee una espectacular portada plateresca, donde destacan sus piedras rojizas cuyo origen y utilidad tendrás que averiguar en tu visita a Manzanares.

plaza ayuntamiento manzanares

glesia parroquial Ntra Sra Asuncion

A continuación, primera parada obligada, la oficina de turismo, junto a la plaza del ayuntamiento, espacio muy bien cuidado, perfectamente acondicionado, donde el visitante recibe pormenorizada información de la mano de Laura y Raquel. A partir de aquí será Laura nuestra más fiel caballera quien nos guiará y enseñará algunos de los rincones y elementos culturales más destacados de la ciudad. Muchos otros se quedaron para una próxima y esperemos que pronta visita.

Callejeando entre casas señoriales con balcones de forja artística llegamos a la cita más importante en nuestro paseo por Manzanares, conocer el Museo del Queso Manchego. Sin duda el emplazamiento es del todo acertado, y la integración del museo con la casa original es totalmente natural. Allí nos esperan Teresa y Milagros que nos acompañan en la visita guiada a este más que interesante elemento de patrimonio industrial. Hay muchas curiosidades, piezas originales, y sobre todo rincones cargados de historia, tradición, cultura y sabiduría.

composicion museo queso manchego manzanares

 

prensa manual queso

pastor con rebaño

Nuestra última parada nos lleva al Museo Manuel Piña, ubicado en la cueva de una antigua casa del siglo XVI, donde según la leyenda, pernoctó Santa Teresa de Jesús. Sin duda toda una sorpresa para el visitante que puede apreciar el importante legado del diseñador a la ciudad de Manzanares. Gracias a Javier, guía del museo, además de contemplar la extraordinaria colección de diseños que allí se exponen, tendremos la oportunidad de conocer los diferentes tejidos, técnicas utilizadas, inspiraciones de las creaciones y muchos secretos y curiosidades.

museo manuel piña

Han sido muchos los monumentos y lugares de interés que nos quedaron por visitar y disfrutar, Castillo de Pilas Bonas, Paseo del Sistema Solar, Ermitas y Palacios, Gran Teatro,… que nos servirán como excusa para una próxima escapada a este bello lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *