Terrassa es una ciudad universitaria e industrial, con un rico patrimonio cultural y artístico. Terrassa tiene una personalidad muy marcada, influenciada por su pasado industrial, que ha dejado un legado muy particular en el patrimonio del municipio.

Terrassa es referente en turismo industrial, modernista y textil, y preside la Xarxa de Turisme Industrial de Catalunya (XATIC), una asociación de 22 municipios que tiene como objetivo la promoción del turismo industrial.

El turismo industrial en Terrassa es un claro ejemplo del atractivo que presenta esta modalidad de turismo cultural para el viajero y de la importancia de su conservación y promoción para el propio destino.

En nuestro breve viaje por la ciudad pudimos disfrutar de un maravilloso patrimonio industrial que queremos mostraros principalmente en forma de imágenes. Esperamos que os guste.

Nuestra primera parada tiene lugar en el Museo Nacional de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña (mNACTEC), cuya sede se sitúa en uno de los edificios más emblemáticos del modernismo catalán, el vapor Aymerich, Amat y Jover, antigua fábrica textil diseñada por el arquitecto Lluis Muncunill. Desde la terraza se puede admirar el original tejado de bóveda catalana.

boveda catalana2014-03-07 12.53.00

 

El siguiente exponente del patrimonio industrial de Terrassa y del modernismo industrial catalán es la Masia Freixa, que estuvo ideada, originalmente, para servir como fábrica de hilaturas y el arquitecto Muncunill la transformó después en la residencia familiar del industrial textil Freixa i Argemí.

Destacar el tejado sinuoso, con una estructura de bóvedas de ladrillo plano que conjugaban la tradición de la bóveda catalana con la modernidad de los nuevos materiales; el revestimiento de mortero tiene pequeños cristales incrustados que le dan apariencia de un gris brillante, y los arcos parabólicos, inspirados en la obra de Gaudí, conforman las ventanas del cuerpo principal y las aberturas de los porches de entrada de la parte sur y del oeste.

 Masía Freixa

 2014-03-08 10.33.23

Por último, en nuestro viaje a Terrassa no podíamos pasar por alto la visita al Conjunto Monumental de las Iglesias de Sant Pere (La Seu D’Égara), que constituye un elemento excepcional único en Europa, que ha conservado un testimonio único del arte y la arquitectura de diferentes épocas: los primeros siglos del cristianismo en la Hispania romana, de una poderosa sede episcopal durante el Reino de los Visigodos y de un recinto religioso muy especial en el marco de la Cataluña medieval y del arte románico. Además, exhibe dos retablos góticos extraordinarios y muestras muy características del arte renacentista y barroco.

La Seu d'Égara

Un viaje más que recomendable para los amantes del turismo industrial y de la cultura en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *