Tipo de visita: Viaje cultural

Horario: Bajo petición de reserva

Localidad: Teruel (Teruel)

Idiomas: Español

  • 2 días
  • 30 - 50 personas
  • Consultar
  •  

Descripción:

El viaje a Teruel comienza con la entrada a Dinópolis, allí pasaremos todo el día, incluso comeremos dentro de este impresionante parque paleontológico. Donde disfrutaremos del apasionante mundo de los dinosaurios. Para ello, este parque único en Europa, nos propone un recorrido de 4.500 millones de años a través de atracciones como los recorridos temáticos de ‘El Viaje en el Tiempo’ o ‘El Último Minuto’, del simulador virtual 4D ‘Terra Colossus’, La Paleosenda, el Cine 3D, el Sauriopark, y de espectáculos como el ‘show del T-rex’, uno de los animatrónicos más sofisticados del mundo que recrea con asombrosa precisión a un Tyrannosaurus rex. Un centro que nos permite disfrutar asimismo, de un espectacular Museo Paleontológico con más de 500 piezas entre fósiles originales y réplicas a tamaño real. Muchos de estos fósiles han sido hallados en la provincia de Teruel, como es el caso de los huesos originales de Turiasaurus riodevensis, el dinosaurio más grande de Europa descrito hasta la fecha y uno de los más grandes del mundo, con casi 40 metros de largo y 40 toneladas de peso, y que fue encontrado por los paleontólogos de la Fundación Dinópolis en la localidad turolense de Riodeva. Entre las réplicas, destacan la de un Brachiosaurus de más de 24 metros de largo y 12 metros de altura o de un Tyrannosaurus rex en posición de ataque, entre otras.

Tras disfrutar de un espectacular día en Dinópolis llegamos al hotel para instalarnos en las habitaciones y prepararnos para la cena. Después hay que descansar porque nos aguarda un día repleto de sorpresas y experiencias.

Al día siguiente, tras el desayuno arranca la visita guiada a Teruel. La ciudad se sitúa en una muela próxima a la confluencia de los ríos Guadalaviar y Alfambra, y se levanta por encima de los novecientos metros de altitud. Dentro de su recinto amurallado, el viajero puede descubrir una de las ciudades más hermosas de España. La ciudad conserva un centro histórico digno de un pausado recorrido.

La arteria principal de la ciudad, partiendo de la Ronda y a través del Tozal, cruza las plazas del Torico y de la Catedral y se extiende hacia el Óvalo, la Glorieta y los Viaductos. Es una zona con abundancia de comercios, oficinas y servicios de hostelería. No faltan maravillas de la arquitectura como el Museo Provincial, que fue la antigua casa de la histórica Comunidad de Teruel, la torre de El Salvador, edificios modernistas o la Escalinata neomudéjar. La fuente del Torico, lugar donde se fotografían los visitantes para tener testimonio de su visita está en la plaza de su nombre, en la que también se encuentran unos Aljibes subterráneos de la época medieval.

Tras la visita guiada a Teruel paramos a comer y reponer fuerzas para una última sorpresa que nos aguarda en el camino. Iniciamos viaje hacia unos de los pueblos más bonitos de España, Albarracín. Emplazado en una colina de los Montes Universales, es ciudad medieval que se asienta en el istmo y la península que forma el río Guadalaviar. Está rodeada en sus cuatro quintas partes por un profundo tajo que hace de foso defensivo, complementado por el imponente cinto de murallas que culminan en el castillo del Andador.

Cuenta con abundantes monumentos, como la Iglesia de Santa Maria, la Catedral, el Palacio Episcopal, algunas mansiones señoriales, entre las que destaca la de los Monterde, y una peculiar arquitectura popular donde destacan la casa de la Julianeta, la casa de la calle Azagra, la plaza de la Comunidad y la pequeña y evocadora Plaza Mayor.

Pero el encanto de Albarracín está sobre todo en el trazado de sus calles adaptadas a la difícil topografía del terreno, con escalinatas y pasadizos y en el conjunto de su caserío de muros irregulares, de color rojizo, con entramado de madera, en difícil equilibrio, con aleros que se tocan. Una característica diferenciadora de la ciudad de Albarracín respecto a los pueblos de la Sierra es el empleo abundante de las estructuras con entramado de madera y tabicones de yeso rojizo que confieren el color característico al conjunto. El yeso es material característico en Albarracín, más incluso que la piedra. La arquitectura de madera y yeso es más liviana que la de piedra, lo que reduce el volumen de materiales a utilizar, y en el caso de la ciudad economiza el costo de la obra por la dificultad de acceso de los mismos a ésta.

Cada rincón, cada casa, es objeto de admiración por sus puertas y llamadores (picaportes de hierro imitando un pequeño y fantástico dragón), sus diminutas ventanas con visillos de encaje, sus balcones corridos en rica forja y de madera tallada, … El monumento principal de Albarracín es la ciudad misma, con todo su sabor popular y aristocrático, reflejo de su historia y del buen hacer de sus gentes.

Observaciones:

Se recomienda usar calzado cómodo, y por supuesto no olvidarse de la cámara de fotos.

Localización:

Formulario de información y reservas:

Nombre*

Email

Teléfono*

Asunto

 

Mensaje

(*) Campos obligatorios